Skip to content

(We)blogueando, que no (Mini)blogueando

Sí, estamos en este punto: quien no esté en Internet corre el riesgo de ser un excluido social, un paria, vamos. Va a pillar, estará socialmente muerto: ni de coña encontrará trabajos decentes en el futuro, que digital será; ni tan siquiera va a poder relacionarse plenamente con sus prójimos, adictos a los Facebook, LinkedIn, Twitter, WordPress, Blogger, Posterous, Tumblr, Flickr, Google+ del presente y del futuro. ¿Adónde vas, analfabeto digital, sin un smartphone ni una tablet por la vida?

Sí, ahora todo el mundo se obsesiona con estar en la red: hay que hacer cursos de community management por un tubo, de social media management, de online product management o de marketing online. I si la cosa va de SEO, ya te cagas! Vamos, que hay que hacer cursos i cursillos de lo que sea, pero online, para, una vez terminado el fugaz aprendizaje digital, salir volando a actualizar el CV, que con un anglicismo de los antes citados luce más. Da igual si es un poco fraudulento: queda de puta madre y como en Internet todo vale… (O no. No hablaremos aquí de reputaciones, porque tampoco estamos en condiciones de hacerlo con demasiado criterio).

Nada, que lo que hace unos años era casi un coto privado de dimensión planetaria ocupado por un puñado de millones freaks que apenas tenían amigos -una suerte de apestados sociales en un pasado no muy lejano-, ahora es la leche. L’hòstia en bicicleta, diríamos en catalán. Paradojas de nuestra existencia (digital), los frikis de antes son los reyes del mambo 2.0 de ahora. ¡Cómo ha cambiado el cuento!

Este post -inducido bajo sutil amenaza de cate por Quino Fernández, profesor que hace media e imparte el módulo sobre Web 2.0 y Redes Sociales del Postgrado de Comunicación Digital, que tengo el privilegio de cursar en Blanquerna, (URL)- quiere ser un homenaje a los que, ciegamente, creyeron en Internet desde sus inicios; a los que están ahí, aguantando la vela incansablemente. Sí, un homenaje a esos frikis que estan en la red porque les apasiona. A esos altos, a esos bajos, a esos feos, a esos guapos, a esos pesaos, a esos que no lo son tanto, a esos raros, a esos menos raros, a esos con granos en la cara y gafas de pasta. En la actualidad, esos, todos, vienen a ser una suerte de banco de salmones gigantesco que sigue nadando a contracorriente, en un momento en que la masa nos hemos echado encima de Internet con un objetivo muy claro: la pasta, la pasta y la pasta.

Nada, aquí os dejo una (mini)selección de cuatro blogs que alguien tiene colgados por ahí. Bitácoras perdidas en la nube y que no tienen desperdicio. O sí:

1. Si ves las barbas de tu vecino remojar… es que, quizás, aparece en www.worldbeardchampionships.com, un blog muy currado donde se reúnen los peludos de cara más increíbles. Aquí encontraréis decenas de fotos de barbudos, principalmente de Estados Unidos y Europa (con especial protagonismo de los países más nórdicos). El primer campeonato de barbudos tuvo lugar en Italia, en los años 70, con lo que la historia de esta peña viene de lejos. Además de fotos, el blog (casi un portal), linka a las principales asociaciones de barbudos y bigotudos del planeta, como el Svenska Mustachklubben (éste está un poco desfasado) o el Handlerbar Club, de Brighton (un blog bastante currado). Vaya, que no se cortan ni un pelo.

2. Sombreros para todos los gustos, desde Oviedo, con amor. Resulta que desde abril de 2009 los amigos de la Sombrerería Albiñana  se dedican a postear sobre con qué conviene cubrirse el tarro: con un sombrero de Cowboy? Con uno a lo Humphrey Bogart? O mejor un bombín? La cosa llega al punto de que organizan un concurso de Microrelatos, con premios remunerados. La Somberería, que utiliza una de las plantillas que ofrece WordPress, es un blog sencillo, bien estructurado, razonablemente actualizado y que rompe la imagen de sitio oficial. El tono de los posts es distendido y a menudo utilizan el sentido del humor. Constituye, también, un buen ejemplo de como un negocio a la antigua  usanza puede hacerse un hueco en el desenfrenado universo digital.

3. Encomiable el propósito de los autores del blog El rincón de las ratas, que nacía el 30 de enero de 2010, con un post titulado “Esto es una prueba”: resolver las dudas que los propietarios de “ratas-mascota” puedan tener. Ver para creer, pero es cierto. No obstante, huelga decir que el blog es, en si, una ratonera para quien lo visita. Un sistema de menús rocambolesco obligan al follower a dar más de una vuelta para entender de qué va todo aquello. Además, da la sensación que está poco operativo. Qué ratas!

4. Y la última frikada: resulta que existe un blog llamado (Mini)bloc, (mini)jo y que “no va de cotxes”. Vaya (mini)zumbado!

 

 

 

No comments yet

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: